Un banco sólido y tradicional

Banque Havilland fue creado en 2009 por una familia inglesa. Surge del deseo de crear un banco privado, al cual, a la propia familia le gustaría pertenecer y hacer negocios. Dicha Familia cuenta con una extensa experiencia profesional en el sector de las finanzas e inversiones, por lo que la creación de un banco era un hecho evidente y sólo era una cuestión de tiempo.

La gestión conservadora del Banco ha sido el sello distintivo de la Familia. Banque Havilland ofrece un servicio excelente y discreto, que es el que nosotros mismos esperaríamos de un banco privado.

 

Forme parte de nuestra red de contactos

El Banco puede compartir con ustedes su red de negocios y facilitar el acceso a nuevos contactos, nuevos destinos y oportunidades de inversión.

Le ofrecemos el acceso a nuestros contactos personales y profesionales, que comprenden expertos en la gestión de activos y la estructuración de patrimonios logrando una banca confiable y capaz.

 

Independiente y privado

Nuestra independencia ofrece muchos beneficios: los medios para adaptarnos rápidamente a las necesidades de nuestros clientes; no estar sujetos a grandes infraestructuras corporativas, ni a la burocracia propia de un gran grupo bancario; siendo lo más importante nuestra capacidad de proporcionar un servicio de banca privada y una gestión de patrimonio que cumplan con las necesidades de cada cliente, sin estar atado a una serie de productos predefinidos.

El hecho de que la entidad sea propiedad de la Familia, garantiza una estabilidad y una perspectiva en los negocios a largo plazo. El Banco forma parte integral de los intereses de la Familia, tanto a nivel profesional como personal.